Madrid Network en la organización del I Foro Empresarial de la Gastronomía

Convertir Madrid en la Capital Mundial de la Gastronomía es el objetivo que se han marcado una serie de instituciones, como el Club Español de la Alta Gastronomía, Facyre (Federación de Cocineros y Reposteros de España), Eurotoques, ISDE, Madrid Network…, participantes en el I Foro Empresarial de la Gastronomía, celebrado el pasado 22 de febrero en el Palacio de Santoña, sede del Club de la Cámara de Comercio de Madrid.

Allí, tras unas mesas redondas coordinadas por Manuel Robledo, se leyó un manifiesto, con un programa de actuaciones dirigido a atraer a Madrid un turismo gastronómico de la más alta calidad. Un grupo muy reconocido de empresarios de la hostelería de Madrid participaron en mesas redondas.

La bienvenida corrió a cargo del presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Ángel Asensio y del presidente del Club de Alta Gastronomía, Javier Tros, el alma mater de la idea.

En Madrid hay más de 50.000 establecimientos de hostelería, de los que unos 32.000 son bares, 10.000 restaurantes, y el resto catering y otras actividades. 

En esta ciudad hay un bar por cada 200 habitantes y que están preparados para dar servicio a todos, y fundamentalmente al nuevo objetivo, que es esa capitalidad mundial de la gastronomía.

Entre los participantes en las mesas redondas podemos destacar a Gerardo Oter, al frente de un grupo de 22 restaurantes con la marca El Barril de punta de lanza: “Trabajamos el pescado y el marisco como una gran especialidad”, comentaba, “y la verdad es que, en esta ciudad, comparadas con otras del mundo, no tenemos competencia”. 

En la reunión participó también Borja Anabitarte, junto con su esposa, propietarios del grupo Mentidero, que agrupa a seis restaurantes. Entre lo más interesante, ese homenaje al pueblo de Madrid. “En los momentos más duros de las restricciones, cuando había que cerrar el restaurante a las 10 de la noche, los clientes reservaban para cenar a las seis de la tarde, como si estuviéramos en Reino Unido, y a las nueve tranquilamente se marchaban a su casa”, comenta orgulloso. 

Participó igualmente Pepa Muñoz, propietaria del Qüenco de Pepa y presidenta de Facyre. “Mi idea es defender y difundir la comida tradicional, los platos de cuchara, la gastronomía más popular, pero bien hecha, con buen servicio. Las terrazas han sido fundamentales en la resistencia y la recuperación, y deberían quedarse para siempre”.

Charlie Saiz, del Grupo Carbón y La Rumba, con 28 restaurantes, explicó cómo el concepto se les ocurrió al verlo fuera de España y analizar que la gente joven, después de cenar, mientras les mira el camarero de reojo para ver si se marchan y pueden cerrar, salían del local, buscaban otro para tomarse una copa y todavía después una discoteca donde terminar la fiesta. “¿Y si lo integramos todo en un solo establecimiento que el cliente pueda hacerlo todo seguido, si quiere?”, añadía Saiz. 

Todos estaban agradecidos a la actitud de los madrileños y a las facilidades dadas por las autoridades locales y también todos comentaron la gran ventaja de la digitalización. Es decir, nadie esperaba que la carta física de un restaurante fuera sustituida por cogido QR. 

Gema Sanz, directora de Relaciones Institucionales de Madrid Network, participó en la mesa de sostenibilidad, donde afirmó que la sostenibilidad ambiental tiene que pasar primero por una sostenibilidad económica y presento la plataforma “yotramito” para facilitar la búsqueda de financiación para los empresarios de sector. Madrid Network seguirá apoyando esta iniciativa de posicionar a Madrid como gran referente de la gastronomía mundial, una importante fuente de riqueza y empleo en nuestra región y con un alto componente de innovación tanto en modelos de negocio como alta cocina 

VÍDEOS