5º Encuentro digital de CEO-Managers de Hispanoamérica

El nuevo rol del CFO de reactivo a proactivo 

Madrid Network ha participado en el 5º Encuentro digital de CEO-Managers de Hispanoamérica, organizado por Twice Consulting, uno de los miembros de su red y Dirección Estratégica de Perú.

El eje central del debate fue creatividad e imaginación en las finanzas, en una jornada presentada por Gema Sanz, directora de Relaciones Institucionales de Madrid Network y moderada por  Carlos Navarrete, socio fundador de Dirección Estratégica. En ella participaron Ignacio Kaiser, socio fundador de Twice Consulting; Fernando Moreira, CEO de Inversiones Punta Carreta, Uruguay; Sebastián Vene, CFO de Cheque Gourmet; y Óscar San Miguel, CFO de Lord Sandwiches

A lo largo de la jornada se plantearon preguntas como  ¿cuáles son las razones por las que hoy en día las empresas exigen más del CFO? o ¿cómo difiere el papel del CFO de ahora del tradicional Director Financiero?

En la actualidad, se tiende a un modelo de gestión basado en el valor (Value Based Management), en el que predomina la habilidad de dirigir los esfuerzos hacia tareas que crean valor. En este modelo, el CFO tiene un papel relevante porque cataliza el pasado para poder definir la estructura que hará posible el futuro y que éste sea sostenible.

No se pretende inventar la rueda, pero sí hacer uso de herramientas disponibles desde hace mucho tiempo que encajan muy bien con lo que las empresas buscan hoy en día: gastar exclusivamente en lo que puede generar retorno. El presupuesto base cero es una técnica que facilita este proceso y es muy recomendable frente al presupuesto basado en el ejercicio anterior.

Los financieros se tienen que enfrentar a la incertidumbre, además de al riesgo, y su conocimiento tiene que servir de catalizador para facilitar el crecimiento y no, como ocurre en muchas compañías, ser ‘el freno de mano’. Deben adquirir una actitud proactiva frente a la pasiva o reactiva de antes.

No hacer nada es, en sí mismo, hacer algo, destruir valor: facilitar que las cosas pasen y que la empresa deje de estar ‘en el partido’; asumir el papel de seguidor y no de líder; ser pasivo y no proactivo para crecer ofreciendo más y mejores propuestas de valor al mercado. En definitiva, cuando los financieros de las empresas no son estrategas y no usan todo lo que las finanzas de futuro les puede ofrecer, acaban frenando la innovación, el crecimiento y la creación de valor. Y eso es un lujo que ninguna empresa se puede permitir.